LA FAMILIA

La oración conyugal, clave para no permitir que se destruya la familia

Hoy, más que nunca el demonio quiere acabar con las familias. La familia es el lugar original, es el camino que San José y la Virgen María nos proponen, es el camino para trasmitir la Fe, es el camino más directo para poder enseñar, vivir la Fe, educar y mostrarles a los jóvenes el verdadero camino de Jesús, el camino del Amor.

Sin la Fe en la familia Satanás tiene el camino, mucho, mucho más fácil y lo sabe, hasta Carl Marx tenía claro que si se destruía la familia la Fe desaparecería...

Hay muchas, muchas ayudas afortunadamente para que Satanás no destruya nuestra familia, pero para ello es fundamental la perseverancia.

Desde aquí se proponen tres métodos para poder mantenerse vivos, para superar las tentaciones y mantenerse unidos, para dejar que Jesús nos transforme, para permitir que Jesús nos lleve a una unión real matrimonial, a un sólo cuerpo, hombre y mujer, para vencer "al patas" y conseguir que esa inmensa Gracia que el Señor regala en el Sacramento del Matrimonio nos lleve al camino del Amor.


CENÁCULOS DE ORACIÓN FAMILIAR: El Rosario y la Lectio Divina

En múltiples Apariciones María propone cenáculos de oración como herramienta para ir siendo transformados por el Espíritu Santo (El Cajas, Padre Gobbi,...).

El Rosario semanal en familia, así como la Lectio Divina basada en la lectura del Evangelio,  donde cada uno pueda expresar sus anhelos, inquietudes y peticiones, son herramientas donde María promete que la Gracia Matrimonial, con todo el poder que tiene el Sacramento del Matrimonio y su propia intercesión ante Jesús, nos llevará poco a poco al "camino de la santidad y de la alegría".

"Los Cenáculos familiares son un remedio a los grandes males que amenazan a vuestras familias con la división, el divorcio, la legitimación del aborto y de todos los medios para impedir la vida, (...) son una fuerte defensa contra todos los males"


EQUIPOS DE NUESTRA SEÑORA:  https://equiposens.org/

La metodología de los Equipos de Nuestra Señora es una herramienta creada por el Espíritu Santo, a través del Padre Henri Caffarel, para vivir la Gracia Matrimonial a través de la Oración Conyugal.

La Oración Conyugal es la herramienta más potente para que ese único Cuerpo pueda ser moldeado por Dios y María hacia la santidad, que no es más que el fin para ser feliz, para dar fruto, para mantener unida a la familia, para enseñar a los hijos el camino de la Fe.


PROYECTO DE AMOR CONYUGAL: https://proyectoamorconyugal.es/

Movimiento nacido por el Espíritu Santo a través de María, sirviéndose de la Gracia Matrimonial de José Luis y Magüi, se crea para sanar matrimonios y llevarles también a su unión perfecta mediante la oración conyugal.

Mientras el primer Movimiento, los ENS, enseña una metodología para no perdernos y estar unidos a Cristo, el Proyecto de Amor Conyugal nos muestra la necesidad real y la importancia de la Oración Conyugal a través de un Retiro impactante de un fin de semana, que se recomienda a TODOS los Matrimonios, nunca defraudará...


Se citan a continuación los derechos que deben ser inalienables a la familia:

  • a existir y progresar como familia, es decir, el derecho de todo hombre, especialmente aun siendo pobre, a fundar una familia, y a tener los recursos apropiados para mantenerla;

  • a ejercer su responsabilidad en el campo de la transmisión de la vida y a educar a los hijos;

  • a la intimidad de la vida conyugal y familiar;

  • a la estabilidad del vínculo y de la institución matrimonial;

  • a creer y profesar su propia fe, y a difundirla;

  • a educar a sus hijos de acuerdo con las propias tradiciones y valores religiosos y culturales, con los instrumentos, medios e instituciones necesarias;

  • a obtener la seguridad física, social, política y económica, especialmente de los pobres y enfermos;

  • el derecho a una vivienda adecuada, para una vida familiar digna;

  • el derecho de expresión y de representación ante las autoridades públicas, económicas, sociales, culturales y ante las inferiores, tanto por sí misma como por medio de asociaciones;

  • a crear asociaciones con otras familias e instituciones, para cumplir adecuada y esmeradamente su misión;

  • a proteger a los menores, mediante instituciones y leyes apropiadas, contra los medicamentos perjudiciales, la pornografía, el alcoholismo, etc.;

  • el derecho a un justo tiempo libre que favorezca, a la vez, los valores de la familia;

  • el derecho de los ancianos a una vida y a una muerte dignas;

  • el derecho a emigrar como familia, para buscar mejores condiciones de vida.