Porqué del Rosario

22.05.2018

En la página "Cómo vivir" que detallan las armas que tenemos para acercarnos a Jesús y María, se detalla mejor lo que María dice sobre el Santo Rosario.

Con el rezo del Rosario meditamos las cualidades de María, nos sirven para acercarnos a Ella y acercarnos a Jesús. Con ellas alabamos a nuestra Madre, le decimos que la queremos, y con las Letanías le decimos piropos.

Le pedimos que nos ayude a interiorizarlas, y a darnos cuenta de que sus cualidades las necesitamos nosotros también. Nos damos cuenta de cómo nos quiere, cómo nos protege, cómo nos ayuda, cómo nos enseña.

Los Misterios están destinados a comprender e interiorizar la vida de Jesús, por eso es importante ponernos en ese lugar (en Caná, en la Visitación, en el Huerto de los Olivos,...) en cada rezo del Misterio, contemplarlo, ponernos en situación, en cada persona que forma parte de esa situación en cada Misterio y comprender el porqué y el cómo.

Son innumerables las apariciones de María destacando la importancia del Rosario y/o apareciendo con un Rosario entre sus manos, priorizando esta oración humilde frente a otras.

María en El Cajas nos pide que lo recemos sin prisas; es mejor hacer menos Misterios, pero bien meditados, que un Rosario completo con prisas; un misterio meditado es una rosa que le entregamos, un Misterio con prisa se convierte en una rosa marchita.

Con el rezo del Rosario María nos promete estar ahí con nosotros (apariciones en Monasterio de Prouille en Fanjeaux con Santo Domingo de Guzmán, en San Nicolás en Argentina, en El Cajas en Ecuador, Fátima, locuciones del Padre Gobbi, en Medjugorje,...) y nos asegura que esta oración es la oración de la humildad, necesaria para ir acercándonos a Ella; con el rezo del Rosario, María nos enseñará a saber qué quiere de nosotros.

  • "Cada misterio del Santo Rosario, da lugar para una reflexión, una meditación y también porque no, para una petición a Dios."
  • "El Santo Rosario es el arma a la cual le teme el enemigo, es también el refugio de los que buscan alivio a sus pesares y es la puerta para entrar en mi corazón."
  • "Con el Santo Rosario se puede enfrentar cualquier peligro, ya que en él está presente Cristo y la Madre de Cristo. Es la oración profunda, la inmediata comunicación con el Señor y con María. Es el regalo que os estoy dando para que vosotros lo aceptéis y lo conservéis mediante su rezo."
  • "Reza por la conversión de los pecadores el rezo del Santo Rosario ya que cada Avemaría son flechas de oro que penetran en el Corazón de Jesús." 

Recitar las Letanías, por otra parte, es ante todo dar gloria a Dios que tanto ensalzó a su Madre Santísima; es darle gracias a Ella y por Ella. Es alabarla, admirarla y pedirle su protección, es reconocer y meditar sus virtudes, movernos a imitarla, en cuanto es posible a nuestra humana debilidad, es pedir a Dios y a Ella gracia y protección para llevar a cabo lo que es imposible a nuestras propias fuerzas.

Son un poema dirigido a la Virgen, como cuando un hijo le dedica un poema a su madre. Son un conjunto de halagos dedicados a la Virgen María, tal como un hijo halagaría a su madre.