Madre de la Purificación

25.05.2018

Es ahora donde María insiste más en la necesidad de una purificación, de una renovación en la Iglesia como nunca se ha visto antes.


  • "Por eso os digo éstos son tiempos de la purificación (...) La purificación ha empezado ya en mi Iglesia, invadida por el error. Satanás os zarandea como se hace con el trigo".
  • "Nunca como antes el demonio ha logrado seduciros tanto".
  • "¡Qué numerosos son hoy mis pobres hijos que pasan años sin confesarse!. Se pudren en el pecado y se consumen en la impureza, se dejan dominar por el apego excesivo al dinero y por el orgullo".
  • "Son los tiempos de la Purificación, son los tiempos en que la Justicia de Dios castigará a este mundo, rebelde y pervertido, para su salvación".
  • "De ahora en adelante mi presencia entre vosotros se hará más continua y clara".
  • El tiempo es corto, apresuraos a la conversión, será un tiempo después de la gran purificación, la tribulación de todos los tiempos se dará. Si vosotros os convertís podéis disminuir la intensidad o desaparecer".
  • "Este mundo se va alejando cada vez más de Dios y ya no escucha la Palabra de Mi Hijo Jesús así cae en las tinieblas de la negación de Dios en el engañoso espejismo de pensar que se puede prescindir de Él".


Signos de la confusión:

Primer signo: la confusión se ha difundido en el interior de la iglesia

  • "Hay verdades reveladas por mi Hijo que la Iglesia ha definido para siempre con su divina e infalible autoridad; estas verdades son inmutables".
  • "Se tiende a replantear en forma racionalista toda la verdad revelada con la ilusión de hacerla aceptable a todos".
  • "De este modo se corrompe la verdad con el error. Cristo es la verdad".

Segundo signo: la indisciplina

  • "Indisciplina que se difunde en la Iglesia y cosecha víctimas incluso entre sus mismos Pastores, especialmente entre el Clero".
  • "Cuántos sacerdotes hay que se dejan absorber por una actividad desordenada y que ya no oran".
  • "De aquí nace la creciente reunión a las normas canónicas y la reiterada contestación a la obligación del Sagrado celibato, como la obligación que tienen los sacerdotes de llevar el hábito eclesiástico".

Tercer signo: la división

  • "Hoy mi Corazón Inmaculado tiembla, está angustiado al ver a la Iglesia interiormente dividida".
  • "Este tercer signo os indica con seguridad que ha llegado el momento conclusivo de la dolorosa purificación".
  • "El Evangelio de mi Hijo no puede estar dividido".

Cuarto signo: la persecución

  • "La Iglesia es perseguida por el mundo a veces se la persigue de manera abierta y violenta pero en estos tiempos se somete con frecuencia la Iglesia a una prueba mayor: se la persigue de manera solapada e insonora, sustrayéndole poco a poco el oxígeno que necesita para vivir".
  • "Se trata de llevarla al compromiso con el espíritu del mundo".
  • "Se ha logrado descubrir la nueva técnica de hacerla morir sin clamor y sin derramamiento de sangre".
  • "Se enseña el error y se difunde bajo fórmulas ambiguas de nuevas interpretaciones culturales de la verdad".
  • "La apostasía se ha difundido ya en toda la Iglesia traicionada hasta por algunos Obispos".