Oración

18.05.2018

Sin oración, nunca nos acercaremos a Dios ni conoceremos el profundo Amor que nos tiene.

Nos apropiamos del método de oración de los Franciscanos de María:

  1. Me fio de Ti

  2. Te quiero

  3. Te adoro

  4. Te doy gracias

  5. Te pido perdón

  6. Te pido gracias

  7. Me ofrezco a Ti...

  8. ...Como María

  • Déjate moldear y formar por Mí, como un niño, con confianza y  abandono. Sentirás mi Amor, el cobijo que necesitas.
  • Cuando lo necesites acude a Mí, Yo te responderé.
  • El Señor no es tristeza sino alegría. Pasado el tiempo veréis que quien se dedica y camina junto a Él se verá fortalecido en la fe.
  • Buscad compañía en el Señor y no sentiréis la soledad.
  • Venid hijos míos, qué suave es mi mano para curar vuestras heridas, cálida mi voz para haceros escuchar la llamada del Señor.
  • Cuando el hombre comienza a ver su pequeñez, ahí empieza a conocer a Dios.
  • Dadme vuestros corazones, que Yo los transformaré en tiernos retoños y los haré crecer, amando más y más al Señor.
  • ¡Es tanta la belleza que el Señor tiene reservada para los que lo aman!
  • Yo soy la señal, soy la Madre, la presencia protectora que asegura a los hombres el acercamiento a Cristo.
  • Sin oración no descubriréis este camino.
  • Nada es más importante ni nadie, daos a la oración con Amor. Dios os recompensará con abundantes Gracias.
  • Rezad antes de cada trabajo y al acabarlo. En la oración encontraréis descanso.
  • Abríos a Dios y dadle todas vuestras dificultades. No podéis abriros a Dios si no rezáis
  • Si rezáis, el hielo de vuestros hermanos se derretirá.
  • A través de la oración, crezcan día a día en la intimidad con Dios.
  • El Señor puede cambiar vuestra vida, orad, entregaos a la oración, Él está esperando a cada hijo para recibirlo y que ese hijo lo quiera recibir a Él.
  • Renovaos con la oración, con intensa oración. Quiero perseverancia, quiero fidelidad, quiero auténticos consagrados.
  • Cuando un hijo comienza a orar, ya, en ese momento, está en presencia de Dios y desde ese momento, Dios lo ampara.
  • La oración, consuela, defiende al alma del maligno y no permite que el alma caiga en las tinieblas.
  • Sólo te pido silencio, humildad, confianza plena, y que hables conmigo: cuéntame tu sufrimiento, confía en Mí. Ofréceme tu dolor y yo estaré contigo.
  • No mires la televisión, quédate conmigo en oración.
  • Padres, tened conciencia de que vosotros conseguiréis más de vuestros hijos con la oración, penitencia, ayuno, que con vuestras palabras y sermones, que caerán en oídos sordos.