La Iglesia

14.05.2018

Si algo deja claro la Virgen en sus Apariciones es que sufre por su Iglesia, dividida, perdiendo sus sellos de identidad, dejándose maltratar por satanás, el cual actúa con fuerza contra ella.
Una Iglesia dejándose arrastrar por una sociedad atea "moderna" donde el hombre se siente Dios y quiere ocupar su lugar tal y como anticipa el Catecismo y la Gadium et Spes. Llegará un momento donde incluso se planteará la NO presencia real de Jesucristo en la Eucaristía para conseguir una unión de religiones... Esa no es la Iglesia que quiere María.
Los elegidos por María, su Iglesia latente, necesitarán estar unidos y apoyarse mutuamente como Cuerpo místico de Cristo del que forman parte
  • Lejos de la Iglesia no podéis obrar como quiere el Señor.
  • Orad por la Santa Iglesia, hoy como nunca está padeciendo las más horribles persecuciones. Hijos míos, no desmaya mi Corazón, porque la Santa Iglesia llegará pronto a resplandecer como la más refulgente estrella.
  • Mis lágrimas derramo, por los que enfrentan la Santa Iglesia de mi Hijo, por la ignorancia que en la mayoría de los casos, es causa principal de tal enfrentamiento.
  • Morir antes que desobedecer al Obispo (Mensaje a Patricia Talbot, El Cajas)
  • No es posible una verdadera unión de los cristianos si no es en la perfección de la Verdad. Y la Verdad se mantiene íntegra sólo en la Iglesia Católica, la cual debe conservarla, defenderla y anunciarla a todos sin miedo.
  • El intento de reunir todas las religiones, incluso aquellas que adoran a seres falsos y falaces, con la perspectiva de una unión religiosa mundial para la defensa de los valores humanos, es vano, peligroso y no conforme al deseo de mi Corazón Inmaculado.
  • 1.947 Roma; Bruno Cornacchiola: "Tú me has perseguido, ¡ya basta! Entra en el redil, el juramento de Dios es Santo".
  • Rezad por los sacerdotes. Rezad para que la unión entre mi Hijo y ellos sea lo más fuerte posible, de forma que sean una sola cosa.

  • ¡Rezad y ayunad para que reine la paz entre los sacerdotes!

  • Os invito a rezar por la unidad, por la unidad de mi Iglesia, de mis sacerdotes.

  • Orad mucho por los sacerdotes porque satán está penetrando en lo más hondo de la Iglesia.

  • Pese a mi gran dolor al ver con que crueldad es atacada la Iglesia, Yo estoy combatiendo para salvarla. Soy custodia de mis hijos y mi amor prevalecerá sobre todas las acechanzas de satanás.
  • Necesito Sacerdotes, Religiosos y Religiosas. La Palabra del Señor, debe ser sembrada con amor, por amor a Dios.

  • La Iglesia se verá como sumergida en el error que será acogido y propagado y así llegará al culmen la apostasía que ya se está extendiendo como una mancha de aceite.

  • Ha llegado la hora de la gran batalla. Todos verán ahora cómo la Iglesia vuelve a florecer y a renovarse bajo la acción de vuestra Madre Celeste.