Aurora

19.05.2018

San Juan Pablo II reconoce esta autoridad de María afirmando que por designio divino, "una mujer vestida del sol" (Ap 12, 1) vino del cielo a esta tierra en búsqueda de los pequeños privilegiados del Padre. Les habla con voz y corazón de madre.


En Redemptoris Mater, S. Juan Pablo II afirma que al igual que esta estrella junto con la "aurora" precede la salida del sol, así María desde su Concepción Inmaculada ha precedido la venida del Salvador, la salida del "sol de justicia" en la historia del género humano.


  • "Yo soy la Aurora que se levanta para anunciar el Gran día del Señor".
  • "¿Por qué buscáis el presente y el futuro, buscando la señal que yo os he predicho?, Una sola es la señal que Dios da al mundo y a la Iglesia de hoy: Yo misma. Yo soy la gran señal en el Cielo: la Mujer vestida de Sol, con la luna como alfombra a sus pies y doce estrellas, cual luminosa corona, alrededor de su cabeza".
  • "Es Nochebuena. La luz verdadera que ilumina a todo hombre".
  • "Está a punto de llegar el segundo nacimiento de Jesús en gloria para iluminar como estrella de la mañana el alba de los cielos nuevos y de la tierra nueva".
  • "Mi victoria consistirá en hacer que la luz vuelve a brillar sobre el mundo y sobre la Iglesia. El mundo será iluminado de nuevo porque se ofrecerá enteramente a la adoración y a la glorificación de Dios".
  • "La Iglesia volverá a brillar con la luz de la verdad".
  • "De mi corazón parte reflejados cada vez con más fuerza los rayos que provienen del Corazón de Jesús para que podáis caminar por la senda de la gracia, de la santidad, del amor, de la Misericordia, de la verdad y de la fidelidad".
  • "Por esto como Aurora que surge veréis desde hoy mi luz hacerse cada vez más fuerte hasta envolver toda la tierra preparada ya para abrirse a su nuevo día que comenzará con el triunfo de mi Corazón Inmaculado en el mundo".
  • "También en esta segunda venida el Hijo vendrá a vosotros a través de su Madre. Así como el Verbo del Padre se sirvió de mi seno virginal para llegar a vosotros, así también Jesús se servirá de mi Corazón Inmaculado para llegar a reinar entre vosotros. Esta es la hora de mi Corazón Inmaculado porque se está preparando la venida del glorioso Reino de Amor de Jesús. Hijos predilectos, como Yo, preparaos a recibirle".